OFERTAS DE VERANO

oferta

Casi no me he quitado el sayo y ya me están  bombardeando vía email con ofertas de cursos de verano en mil y una universidades. Lo de reciclarse está muy bien… pero hay mejores formas de hacerlo que calentando pupitres. Por cierto, la palabra reciclarse está pasadísima de moda. Queda mucho mejor hablar de Lifelong Learning (traducido al español: como no te espabiles te vas a ir a la puta calle). Fíjate si está de moda que la Unión Europea se va a gastar hasta el año 2013 seis mil novecientos setenta millones de euros en este negocio (si, si, #6.970.000.000#, publicado en el Diario Oficial de la UE). Recuerdo que hace años me persiguieron durante dos semanas con toda clase de incentivos para que aceptara hacer un cursillo de Autocad financiado por la Unión Europea de 300 horas  (les daba igual si yo era albañil, masajista o no podía asistir a las clases… peligraba la subvención).
Aparte de los cursillos de verano para jóvenes inquietos o engordacurricula, el negocio del lifelong learning satisface (entre otros) el mercado de la generación de los “taitantos”, que bien por necesidad (paro), o por síndrome de Peter Pan intelectual, se afanan desesperadamente en tomar apuntes. La mayoría de cursos de formación no valen lo que cuestan ni ofrecen lo que dicen ofrecer, son simples objetos de consumo. Se nos vende la idea de que el Conocimiento es un bien preciado para la empresa (desde luego en niveles altos de la pirámide preocupa la ignorancia)… aunque me estoy acordando ahora de como TVE envió a dar de comer a las palomas a sus mejores profesionales de más de 50 años.

El E-learning es un ejemplo de la expansión brutal de este mercado de la formación/cualificación empaquetada (suena muy bien,  pero se gastan más en la caja y el frasco que en el perfume, y eso que en internet se gasta poco). En España, esta modalidad de enseñanza online (que ha funcionado muy bien en EEUU) raya los límites del fraude, incluso en la Formación Profesional Específica y en la Universidad. ¿Las causas? Entre otras, la tendencia  en nuestro país a la titulitis, el escaso interés por la productividad y la aversión de personas e instituciones hacia los procesos serios de evaluación.

No sé si la vida era mejor o más cómoda cuando en el super sólo tenías leche entera o desnatada, yogurt natural o de fresa, pero actualmente si no tienes muy claro lo que buscas lo más probable es que gastes más dinero por lo mismo, o incluso por algo peor o que no necesitas. En educación, una mala elección puede tener consecuencias nefastas, especialmente si has hecho una gran inversión, porque pueden pasar años antes de darte cuenta del error o del fraude. Lo malo es que para poder distinguir un Master de un Timaster hay que saber mucho.
diplomasUn par de recomendaciones (por lo frecuente y caro que  puede salir): no te metas nunca en un programa de doctorado en el que te admitan fuera de plazo y nunca te matricules en un curso de Experto Universitario en el que no te exijan conocimientos demostrables sobre la materia. Por lo demás, en verano gástate tu dinero en lo que te apetezca…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Educación, Universidad y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s